In Blog, General

 

Sara Nuñez forzando su zona de confort y disfrutando en una vía de escalada clásica.

La escalada es una actividad extraordinariamente compleja con respecto a las habilidades motoras y cognitivas que se utilizan. Se puede progresar rápidamente escalando -en pocos años-, pero la aplicación de todas las técnicas de escalada, todos los protocolos de seguridad, maniobras en pared, primeros auxilios, etc. llevarán muchos más años. Convertirse en buen escalador requiere amor sostenido hacia este deporte y dedicación e interés por el aprendizaje de las técnicas y tácticas necesarias para encadenar.

Luis Muñoz. Psicobloc en Mallorca

La clave para mantener una trayectoria ascendente en el largo plazo es ponerse a prueba con regularidad y evitar el acomodamiento en un tipo específico de escalada. Escalar bien, exige tener la capacidad de percibir y distinguir las diferencias sutiles en los agarres, mantener la concentración, conocer y aplicar las técnicas y tácticas necesarias, entre otros muchos detalles. Ser capaz de digerir gran cantidad de información, calcular nuevas secuencias y estrategias sobre la marcha, escalar con seguridad y saber reposar en situaciones complicadas son capacidades que nacen de la experiencia tras muchas horas de escalada. La capacidad de desafiar al cerebro y al cuerpo es en última instancia lo que mueve al escalador. 

Alvaro Moreno en los Alpes.

Si lo que deseamos es alcanzar nuestro potencial genético y maximizar lo que podemos obtener de la experiencia vital que resulta de escalar, es esencial evitar la repetición de patrones y en su lugar debemos forjar un nuevo y emocionante camino. Escalar las mismas rutas en los mismos riscos locales puede ser muy divertido y mantenernos en la zona de confort con poco estrés, pero si lo que queremos es elevar nuestras capacidades y desafiar nuevas experiencias, debemos tener claro que en el camino nos enfrentaremos a frustraciones y fracasos, experiencias que necesariamente obtenemos cuando exploramos lo desconocido. Una buena manera de mantener  la motivación consiste en establecerse objetivos nuevos cada temporada, variando y disfrutando de todas las facetas que nos ofrece la escalada (boulder, escalada deportiva, escalada de largos…). En última instancia, tendremos que determinar nuestro propio camino en la montaña. Descubrir e intentar resolver todos y cada uno desafíos que se nos presenten será un proceso infinito y por eso hay que disfrutar del camino.

Unai Martinez. Autor del articulo haciendo boulder en Nueva Zelanda.

 

 

Recent Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search

A %d blogueros les gusta esto: