Pasando el fin de semana del día del Padre con Pablo Velasco y nuestras familias advertimos que a pocos días escasos cinco de dar la salida del Rally de escalada, la previsión del tiempo de cara a las fechas de preparación y de ejecución del Rally es mucho más que desastrosa.

Consultamos al Oráculo, éste nos dice que continuemos con la operación, y así procedemos hasta que llega el jueves por la noche cuando nos dicen desde la Cabrera que está cayendo una nevada impresionante en toda la Sierra, pero ya es demasiado tarde, tenemos todo preparado, ya hay participantes en la Cabrera, cenas encargadas, avituallamientos…Tenemos que tirar para adelante.

Viernes por la mañana, nos encontramos en el Cancho del Águila tomando café y viendo la tremenda nevada, como saldrá esto es una incógnita para nosotros, pero seguimos con los preparativos.

Pico de la Miel la mañana anterior al Rally

Nos llaman y nos escriben gran cantidad de participantes preocupados por la meteo y por la seguridad en caso de realizar la prueba, este factor es el más preocupante para nosotros y por eso seguimos dudando en la realización o no de la prueba, pero esa decisión ya solo la podemos tomar cuando esté todo el mundo aquí y llegue la hora fatídica de la salida…

A la hora de comer del viernes aparece un poderoso sol primaveral que empieza a secar el Pico, pero tiene mucho trabajo y las nubes todavía amenazan con darnos alguna desagradable sorpresa. Trabaja durante un rato y después le ayuda una suave brisa que seca y seca cada vez más el Pico.

La predicción para el sábado es buena, bueno según donde la mires, nosotros solo miramos las que son tan optimistas como nosotros pero parece que el frio sí que no va a desaparecer y por ese motivo tomamos la decisión de retrasar la salida para que los participante puedan disfrutar de mejor temperatura y así evitemos también las posibles placas de hielo de la cara norte, donde se encuentra la bajada. No hay mal que por bien no venga, en vez de vernos a las 7.30 para la salida la retrasamos a las 9.30.

Durante la tarde seguimos con los trabajos de preparación, porteos, colocación de los nombres al pie de las vías, entrega de dorsales, preparación de la ceremonia de entrega de premios, fotos, teléfono, mensajes… La maquinaria sigue en marcha y los pilotos R&P somos optimistas en que tendremos una ventana de buen tiempo para mañana. Antes de irnos a descansar y encomendarnos al Divino para que mañana no llueva y se pueda dar la salida de forma segura, nos pasamos por el Centro de Humanidades de la Cabrera donde Marina Fernández nos deleita con unas motivadoras fotos y sobre escaladas cercanas y lejanas que sin duda nos hacen soñar. A descansar.

Nos despertamos muy pronto para organizar los preparativos que faltan, por cierto no llueve, como las últimas indicaciones a los voluntarios, pizarra, avituallamiento y atendiendo las necesidades y consultas de los participantes. Se acerca el momento y parece que contra todo pronóstico vamos a dar la salida.

A las 9.00 sorteo de vías, últimas indicaciones sobre seguridad como que prohibimos el descenso por Cancho Soyermo para evitar complicaciones, esta decisión causa cambios de estrategias en las cordadas, un poquito más de emoción y también comunicamos que según el pronóstico del tiempo se esperan lluvias por la tarde por lo que acortamos la duración de la prueba, hasta las 18.30 quedando 9 horas de competición.

Cuatro, tres, dos, uno, a escalar!!! Los participantes se ponen en marcha sigue haciendo bastante frio y aún hay zonas húmedas pero está escalable y todo se va desarrollando con normalidad, el personal se está divirtiendo y los más competitivos va a toda máquina.

R&P. Alma del Rally

Las horas pasan, las cordadas siguen sumando puntos, metros, risas… Todo transcurre sin grandes incidentes salvo el frio y a las 18.30 el operativo del GERA que cubre el Rally hace sonar su sirena dando por terminada la prueba. Organizamos la bajada de las cordadas que quedan, los voluntarios y la pizarra que atesora la puntuación de cada una de las cordadas.

El Cancho del Águila es un hervidero de gente, anécdotas y risas… Adelantamos la hora de la cena a las 21.00, seguimos celebrando nuestra particular fiesta de la escalada y después de los postres hacemos la entrega de trofeos, tiempo también para discursos, sorteos y agradecimientos.

Con este último punto cierro esta crónica, aprovechando para poner nombres a todos los que hacen posibles eventos como este que más que una competición es toda una celebración del amor que tenemos por la escalada. GRACIAS: FEDME, FMM, The Climb, Sportiva, Scarpa, Outdoor Sin Límite, Trangoworld, Desnivel, Flowcost, Canalillo, Escalada Sostenible, Treeline, Cancho del Águila, GERA; GEC y todos nuestros Camisetas Blancas. Y con nombres propios destacar a José Luis Rubayo, Raúl Redondo, Óscar Carrera, David Núñez y María.

R&P/Roberto Llorente&Pablo Velasco

Podium Femenino

Podium Masculino

Podium Mixto

Podium Veterano

Recent Posts

Leave a Comment